3 abril – Italia: Nuestra Señora de la Cruz (1490)

Está bien saber a lo que Ella dijo no (II)

Para comprender mejor el valor de su "sí", es bueno saber a lo que María dijo que no:

Ella dijo que no a la tentación de oponerse a la decisión de Dios. Ella vio la cruz que a  Jesús le esperaba y pudo pedirle a Dios que cambiara el curso de los acontecimientos, pero  al contrario, los aceptó. Ella dijo que no a la repulsión que podía sentir convertirse en nuestra madre. Desde la cruz Jesús le confió sus fieles discípulos, es decir, todos nosotros.

Ella dijo que no - y siempre lo dice-  ante cualquier fallo del amor o de oración de nuestra parte. Mariía no ha alimentado ningún resentimiento hacia los discípulos que abandonaron a Jesús en la cruz. Después de la Ascensión, dedicó su tiempo para orar por nosotros. Ella vive en el paraíso, atenta a lo que sucede en la Tierra, permaneciendo siempre la mejor de las madres.

Pidamos a nuestra Santa Madre que nos dé la fuerza para decir que no, y "nunca":  para jamás olvidarla, de nunca dejar de amarla, y de nunca dejar de volvernos hacia Ella en nuestras necesidades.

Extraits d’un article adapté d’un texte d’Alejandra María Sosa Elízaga, pour l’archidiocèse de Mexico (SIAMO) et repris sur l’édition espagnole d’Aleteia 

Suscribirse es fácil (y también darse de baja).
No lo dudes: suscríbete hoy. ¡Es gratuito!